Cultura de colaboración para la prevención del cáncer

Como parte de su programa de vinculación con la comunidad, la Universidad de Las Américas, a través de la Maestría en Dirección de Comunicación Empresarial e Institucional, acogió la entrega del reconocimiento a la Fundación Cepreme, por su incansable lucha en contra del cáncer de mama y cuello uterino.

Andrea Encalada, presidente de la Fundación, agradeció a todas las instituciones por su compromiso y entrega. Si bien resaltó el alcance que hasta el momento ha tenido la campaña, también manifestó la importancia de implementar acciones que complementan la prevención. Control, evaluación y atención prioritaria serán los ejes de una nueva etapa que estará centrada en la asistencia y ayuda temprana. Para ello, tiene prevista la apertura de un centro médico donde se tratarán a personas con cáncer.

Patricia Hidalgo, directora de la Maestría DirCom, reiteró el compromiso que tiene la UDLA en favor del crecimiento de esta iniciativa. De hecho, desde que Andrea egresó de dicho programa, ha tenido siempre el respaldo de la Universidad. Visitas a parroquias rurales y levantamiento de la línea base, así como la elaboración de planes de comunicación que ayuden a la concientización a la ciudadanía, son parte de una serie de acciones que la institución ha impulsado con el objetivo de promover esta noble iniciativa.

El cáncer no afecta únicamente a quien la padece, sino también a su entorno. Ante un problema colectivo, la solución debe ir en la misma dirección. Razón por la que, en los últimos años, se ha implementado una cultura de colaboración: “siempre se es más con la fuerza del otro”. Es así que varios actores sociales – entre empresas, colectivos e instituciones académicas y privadas – han decidido luchar contra esta enfermedad mediante actividades que, al tiempo de empoderar a la gente, permiten recabar fondos.

Por ejemplo, en octubre de 2017 se realizó el evento Pink-Nic; encuentro que sensibilizó sobre una realidad que afecta a gran parte de la población. Con la premisa “ayudar y hacer las cosas bien”, se logró convocar a 420 personas. Gracias al impacto que tuvo el evento, se donó a la fundación Cepreme más de USD 5.400,00 con el fin de que continúe con su labor.

Para Álvaro Viteri, organizador del evento Pink-Nic, este tipo de dinámicas fomentan la cohesión en torno a un tema que requiere el desprendimiento de todos. En ese sentido, la UDLA, a través de su Taller Gastronómico Sensibus, ofreció una variada oferta culinaria a los asistentes. 180 Producciones y Grupo 3,1416, junto al aporte de 14 marcas auspiciantes, viabilizaron la concreción de este sueño que, en este año, buscará replicarse en 4 ciudades más.

En contexto:

El Pink-Nic, en su primera edición en 2017, superó notablemente las expectativas de los organizadores quienes, a través de este encuentro, aspiran recaudar más fondos para mantener viva esta invaluable misión. (NC)