Mortiño, la Perla de los Andes