Educación ambiental, el reto para tres estudiantes en Brasil

Tres estudiantes de Ingeniería Ambiental de la UDLA viajaron a Brasil para realizar un voluntariado que incluyen actividades de educación ambiental.

Lizeth Romero, Maleny Armas y Carolina Palacios están en la ciudad de Limeira (suroeste) desde el 4 de febrero de 2018 y se espera regresen a mediados de marzo de ese mismo año, luego de concluir las seis semanas que dura el programa.

Ellas asistieron para realizar un voluntariado con AIESEC, una organización global sin fines de lucro, que busca desarrollar las capacidades de los jóvenes alrededor del mundo a través de diferentes programas como los intercambios. AIESEC cuenta con más de 100 000 miembros en 130 países y es el grupo de jóvenes más grande reconocida por la ONU.

Allá, la función de las alumnas es involucrarse en el desarrollo de talleres de cuidado ambiental dirigidos a niños de entre 6 y 11 años, específicamente sobre el manejo y clasificación de residuos sólidos.

Además, generan información respecto a la importancia de las matrices ambientales, de la aplicación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU y promueven la conciencia sobre el cambio climático con el fin de empedar a los niños respecto a este tema.

“La educación es la base para cambiar el mundo”, opina Maleny que cursa el 7° semestre en la UDLA. Para ella, esta experiencia le ha dado perspectiva respecto al trabajo con niños y como ellos pueden captar, de mejor manera, que los adultos los problemas que trae el cambio climático.

Este intercambio servirá para que las estudiantes ganen experiencia profesional en su área ya que deben desarrollar actividades que también realizarán en su futuro laboral. “Ellas asumen el rol que en algún momento de su vida podrían ocupar al ser parte de la transferencia de conocimiento a otros en el cuidado del medio ambiente”, comenta Yasser González, Docente de Ingeniería Ambiental.

Participar en estas actividad les permite, agrega Yasser, desarrollar destrezas salir de su zona de confort y enfrentar desafíos en otro país. “Es un plus a tu CV. Todo el conocimiento que adquieres a lo largo de tu carrera lo vas aplicando a diario. Además, te enseña, como persona, a salir de tu zona de confort”, dice Maleny.

Esta es la segunda ocasión que estudiantes de la carrera viajan a Brasil para realizar este intercambio con AISEC. (DB)