Rafael Vélez Mantilla, nuevo Decano de la Facultad de Arquitectura y Diseño

Rafael Vélez Mantilla

Su vida ha transcurrido entre Nueva York, Barcelona, Bogotá y Quito. Graduado de Arquitectura por la Universidad de los Andes, realizó un año de intercambio en Washington D.C. en la Universidad de Maryland. Estudió también en España, en la Universidad Politécnica de Cataluña y en la Universidad de Columbia (New York, Estados Unidos), una de las instituciones educativas más prestigiosas del mundo.

Trabajó en Skidmore Owings & Merril (SOM), una de las más reconocidas firmas de arquitectura a nivel mundial.  En los últimos 15 años se ha dedicado al ejercicio de la profesión en RVC Arquitectos, junto a su padre del cual es socio. Edificios emblemáticos como Renazzo Plaza,  Milenium Plaza, Alisal de Orellana, Uziel – El Universo, Torre Silja, Orellana 500, Isola, Centro Comercial Quitus, son algunos de los proyectos que ha liderado.

¿Cómo te aportó tu experiencia en el exterior?

Mi intención siempre fue direccionar el ejercicio profesional y el enfoque de mi quehacer hacia la experimentación dentro de entornos consolidados, ciudades que representan desafíos importantes en temas de movilidad, densidad, productividad, infraestructura y por supuesto, arquitectura.  Tuve la suerte de vivir algunos años en Bogotá, una ciudad que ofrece desafíos enormes, muy compleja y con un crecimiento bastante desordenado.  Sin embargo, arquitectos y urbanistas han sentado notables precedentes de racionalidad en muchas intervenciones de recuperación del entorno urbano.  Barcelona, al ser una de las ciudades más estudiadas por la Academia y en la que se implementó uno de los planes urbanísticos más ambiciosos y visionarios del mundo, reforzó mi interés en manejar proyectos de escala con influencia directa en el comportamiento y definición de la imagen urbana.  Finalmente, Nueva York, una de las ciudades más desafiantes y apasionantes del mundo, me puso en contacto con las dinámicas que dan forma a las ciudades contemporáneas.  Las relaciones entre fuerzas e impulsos que nacen de lo privado, pero se desarrollan bajo un riguroso y disciplinado marco normativo, van materializándose y estructuran un universo donde el principal protagonista es precisamente la arquitectura.

¿Por qué decidiste regresar a Ecuador?

Soy muy agradecido con las oportunidades que mi país me ha brindado. Tuve la suerte de viajar y capacitarme en instituciones y lugares reconocidos donde el pensamiento de vanguardia es una constante. Es muy importante que todos asumamos la conciencia de buscar la manera de aportar al medio algo de lo que nos ha dado.  Esta idea no se enmarca dentro de un pensamiento romántico en el que regresar al país sea un deber.  Estoy convencido de que el ciudadano, hoy más que nunca, debe tener una mentalidad global y ser capaz de desarrollar sus aptitudes con total seguridad en medios completamente diferentes a aquellos donde creció y se formó.

Con todo este bagaje profesional, ¿cómo aportarás a la UDLA desde el decanato?

La Universidad de Las Américas es, sin duda, un referente de excelencia académica en nuestro medio; su solidez y compromiso la han llevado a ser líder en el ámbito académico.

El sostenido crecimiento que la UDLA ha experimentado en los últimos años ha generado un impulso que se apoya en la generación de ideas transformadoras y pensamientos de vanguardia.  La Facultad de Arquitectura y Diseño, sin duda, se ha posicionado con mucha fuerza dentro de este espíritu de excelencia, claramente como resultado de decisiones acertadas y el compromiso total de su cuerpo docente. Desde el decanato vamos a trabajar en la definición de directrices que, sustentadas en la solidez actual de la Facultad, consoliden nuestra posición de liderazgo y compromiso con el medio y la Academia.  La profundización en el estudio de la ciudad y su relación con la arquitectura, así como la potencialización en el uso de la tecnología en los procesos creativos, serán prioridad para nuestras carreras.  Parte medular de este proyecto será también la implementación de un plan estratégico que combine las políticas de vinculación de la UDLA con un área de investigación muy participativa y activa en el perfilamiento de nuestras agendas.

¿Cuál es el objetivo a alcanzar?

Por ahora puedo adelantar que sustentaremos nuestras intenciones precisamente en las fortalezas de la Facultad, algunas de las cuales constan en la respuesta anterior.  Un gran apoyo para lograr nuestros objetivos será el trabajo directo con nuestro cuerpo docente, su motivación y compromiso han demostrado ser el componente más importante para lograr cualquier meta que nos pongamos.

¿Cómo visualizas que debería ser el estudiante de la Facultad de Arquitectura y Diseño?

Los estudiantes de nuestra Facultad deben demostrar total seguridad en el manejo de las herramientas, tanto de diseño como de producción arquitectónica.  Nuestra intención es que nuestros graduados sean capaces de incorporarse a un mercado laboral cada vez más exigente y competitivo que además tiene un carácter universal.  Deberán también tener la capacidad de transformar sus entornos con base en conceptos sólidos y maduros, sustentados en un total compromiso hacia la excelencia.  En este entorno, de total conectividad, nuestros estudiantes deben tener las destrezas necesarias para liderar grupos multidisciplinarios en los que el recurso de la información abre constantemente universos de posibilidades inimaginables. (DB)