El Florecimiento de la Fanesca 2018: Un evento que ya es tradición en Quito

Fanescas 2018

El icónico Convento de Santo Domingo brindó sus mejores galas para la premiación de 6 restaurantes de lujo, 4 huecas, 6 hoteles de Quito y 4 hoteles –  restaurantes de diferentes zonas rurales de la ciudad, como representantes de las mejores fanescas de la capital. Ya es la séptima edición de este evento, gracias a la alianza que se mantiene con el Municipio y Quito Turismo, pilares fundamentales de esta maravillosa celebración gastronómica.

“El Florecimiento de la Fanesca” es el concepto que este año se implementó en el evento, Felipe Romero, decano de la Escuela de Gastronomía explicó que, “la fanesca es una clara representación de nuestro mestizaje, nuestros indígenas ya preparaban un potaje con granos frescos llamado “uchu cuta” durante la celebración de la cosecha llamada Pawkar Raymi, años después post conquista los españoles le añadieron lácteos y bacalao a la preparación”, comentó al brindar las palabras iniciales en la ceremonia.

Es importante señalar que las fanescas seleccionadas de este año, tuvieron que pasar rigurosas pruebas, técnicas a cargo de un jurado compuesto por chefs de nuestra Escuela de Gastronomía y por miembros de Quito Turismo, partiendo de ahí se escogieron a las veinte recetas ganadoras, las cuales fueron premiadas en el Convento de Santo Domingo. Cabe destacar que como requisito excluyente debían tener como mínimo un pequeño productor local, de mercados sostenibles y orgánicos.

Las veinte fanescas finalistas estuvieron dispuestas alrededor del convento para que los invitados puedan degustarlas y para que los chefs de cada establecimiento puedan explicar su preparación, tanto a la prensa que se dio cita para cubrir el evento como al público en general. Es importante señalar que, en el centro de la pileta se situaron a los pequeños productores, quienes son uno de los ejes transversales más importantes de este emblemático evento.

De esta forma la UDLA sigue con su firme convicción de preservar, apoyar y difundir el patrimonio cultural, social y gastronómico de nuestro país desde una perspectiva académica y social. Cabe destacar que tantos alumnos de las Carreras de Hospitalidad y Turismo y Gastronomía tuvieron un papel preponderante en el recibimiento a los invitados y en la asistencia en cada uno de los stands de los veinte ganadores seleccionados. (CG)