Paula Barragán visitó la UDLA

Paula Barragán visitó la UDLA

Paula Barragán visitó la UDLA

Paula Barragán sabía desde muy niña que quería dedicarse a las artes, a dibujar, a experimentar con los colores y las formas.

Al crecer decidió estudiar Diseño Gráfico e Ilustración en el Pratt Institute en Nueva York (Estados Unidos). Y esa fue una decisión innovadora ya que en el Ecuador esa carrera ni siquiera existía todavía. Así que volvió al país y se puso su propio estudio donde realizaba afiches, logotipos y otros encargos para diferentes clientes.

Esta historia, sobre su carrera profesional, la contó durante la charla que brindó a los estudiantes de Arquitectura y Diseño de la UDLA. Esta es la primera de una serie de conferencias que realizará la facultad con el objetivo de compartir la experiencia de los expertos con los futuros profesionales.

Las obras de Paula se han expuesto en ciudades de Estados Unidos (Nueva York, Chicago, Seattle, etc.), de Ecuador (Quito, Guayaquil, Cuenca), de España, Nueva Zelanda, Venezuela, Perú, y otros espacios.

Grabado, dibujo, pintura, impresiones, collages, alfombras, diseño e ilustración son las técnicas que han convertido a Paula en una reconocida artista ecuatoriana.

A partir de los años 80, cuando comenzó con su propio estudio, Paula inició la consolidación de su carrera profesional. Uno de sus méritos fue en 1994 cuando obtuvo el primer lugar en la Bienal Nacional del afiche. Recordó que el premio fue una computadora, con la cual comenzó a experimentar, a pesar de que no le resultaba tan útil ya que ella prefería realizar sus procesos manualmente y por eso este cambio le generaba cierto conflicto. Hoy acepta que esta es una herramienta sumamente importante y útil para trabajar.

La selva, los árboles, los animales, los insectos, las semillas… han sido fuente de inspiración para esta artista. “Es como regresar a la tierra ya que a veces los humanos no nos damos cuenta que somos parte de la naturaleza”, dijo durante su charla.

Hoy trabaja en su taller en Guápulo donde comparte casa con otras dos artistas. “Dibujar se convirtió en un estilo de vida”, contó haciendo énfasis en que sus creaciones no solo han sido parte de su carrera profesional, sino que incluso, en alguna época de quiebre emocional en su vida le ayudaron a canalizar sus sentimientos de manera positiva.

Experimentación fue una de las palabras que llevó a Paula a su búsqueda como artista. Esto lo hizo a partir de la observación “me sentaba horas y horas a revisar libros, aprendía mucho de ellos”, puntualizó. “Ahora hay internet, pero en mi época debíamos revisar en los libros”. (DB)