Atender cada alerta cuesta al menos USD 14 770

El Comercio

Va más allá del pánico que puede generar en la comunidad. Cada llamada falsa que alerta la presencia de una bomba representa una reacción por parte del Municipio y de la Policía que genera un costo. Todo depende del lugar donde ocurra y de la magnitud del operativo que se requiera. Sin embargo, se puede decir que cada alerta falsa de ese tipo cuesta al menos USD 14 770, sumados los servicios del Municipio y la Policía Nacional. Para Gabriel Cortez, jefe de Seguridad de la UDLA, hay dos tipos de llamadas, las primeras hechas por bromistas que buscan llamar la atención y las otras realizadas por quienes desean sembrar terror y crear una cultura de inseguridad y desestabilización. La cultura ecuatoriana, advierte, no está capacitada para actuar ante esas amenazas. En ese sentido, no hay una cultura de prevención ante ese fenómeno.

 

Elaborado por: El Comercio

Carrera Ing. Industrial
Fecha 18-05-2018
Medio El Comercio
Vocero Gabriel Cortez