UDLA Business Factory premió a sus ganadores

udla business factory

udla business factory

Liderazgo, emprendimiento y sueños, esas fueron las tres palabras que destacaron en la final del concurso Business Factory, en la cual, tres estudiantes de colegio ganaron un porcentaje de beca para estudiar en cualquiera de las carreras de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas (FACEA) o de la Escuela de Negocios.

En la primera fase del concurso, ellos crearon un prototipo de un producto (mira la noticia aquí) y el grupo ganador pasó a la siguiente etapa, en la cual compitieron entre ellos. Con este fin hicieron un video en el que respondían a varias preguntas sobre el concurso, la carrera que querían estudiar y sus motivaciones.

“Me considero una persona social y eso dije en el video. Siempre me ha gustado ayudar a la gente, dando un mano con un trabajo o con lo que necesiten”. Ese fue el argumento que ayudó a David Jiménez, del Liceo Campoverde, a posicionarse en el segundo lugar y a obtener un 60% de beca. Él, además, formará parte del programa UDLA Honors que reúne a estudiantes con habilidades excepcionales.

Diego Andrade, del Colegio Francés, fue el ganador del primer lugar (80%). Su argumento fue que, atreverse a pensar diferente e innovar, marcan la diferencia y determinan a un emprendedor.

“Ustedes están en la dirección correcta”, destacó Vicente Albornoz, Decano de la FACEA. Añadió la importancia y trascendencia que tienen las iniciativas privadas y el emprendimiento para cambiar el mundo.

Liderazgo, fue en cambio, la palabra que resaltó Carlos Artieda, Director de la Maestría en Administración de Empresas (Dirección Estratégica de Proyectos). “Formamos emprendedores, innovadores y que generen empleo para la sociedad”, mencionó.

Crear un producto y negociar con el mundo son temas que le interesan a Wendy Cedeño, del Colegio León Cooper, que quedó en tercer lugar y obtuvo una beca del 40%. “Este concurso me enseñó que el mundo es competitivo y que por eso debemos aprender a ver y hacer las cosas de manera diferente”.

“En pleno siglo XXI seguimos viendo un montón de cosas que no hacen sentido con todo lo que hemos avanzado como personas y como humanidad. Me gustaría cambiar nuestro pensar, nuestro actuar para aportar a las personas y al planeta”, comentó David sobre la enseñanza que le dejó el concurso Business Factory.

Ellos resultaron ganadores de entre 45 participantes de 15 colegios de Quito. Diego explica que, lo que hicieron en la primera etapa, fue proponer un prototipo de cooler que no solo mantuviera fresca la comida sino también que tuviera la posibilidad de calentarla. Para su funcionamiento incluía paneles solares y cargadores de USB entre otras funcionalidades. “Nos interesaba incluir energía limpia para que no contamine el ambiente”. (DB)