Sostenibilidad, la apuesta de la Escuela de Gastronomía

gastronomía sostenible

“Para que la gastronomía sea sostenible debemos aplicar o cuidar lo que ya se desarrolló en nuestro territorio. La historia, las tradiciones y la cultura son partes fundamentales”, dijo Carolina Guadalupe, Docente de Gastronomía en el marco de las conferencias realizadas por la celebración del 18 de junio.

Esa fecha fue marcada por las ONU como el Día de la Gastronomía Sostenible, con el fin de promover hábitos alimenticios que respeten el medio ambiente y las tradiciones locales. Con este mismo propósito, en la UDLA, la Escuela de Gastronomía ha emprendido en un proyecto desde 2017 , el cual fue unos de los puntales más importantes para obtener la Distinción Ambiental de parte del Municipio de Quito, según Karen Pérez, Jefe de Gestión Ambiental.

El proyecto: Gastronomía Saludable y Sostenible

Nutrición y bienestar, preservación del medio ambiente, producción local y consumo responsable y estrategias educativas en sostenibilidad y salud son los cuatro ejes en los que se enfoca este proyecto que está a cargo de Carolina Pérez, Andrea Aleaga y otros docentes de la Escuela.

En cada uno de esos ejes se han desarrollado varias actividades en las cuales se involucran a los estudiantes para que tomen conciencia sobre este tema y lo incluyan como parte de su futuro ejercicio profesional.

“Hoy más que nunca hay un consumidor consciente que le interesa y sabe que su alimentación tiene un impacto en el mundo, en el ambiente, en el desarrollo social y económico, en la salud…”, dijo Carolina Pérez.

Una de las iniciativas que está próxima a lanzarse es el desarrollo de un huerto urbano en la terraza del campus Granados de la UDLA, que estará a cargo de los estudiantes de la materia de vegetarianismo. Ellos deberán mantener vivas sus plantas, usarlas en sus recetas y entregar este espacio a los alumnos de los siguientes semestres. “Los huertos urbanos son una tendencia muy común porque el mundo está colapsando debido a la agricultura de monocultivos que daña al planeta”, explicó Carolina.

Adicionalmente, dos de los eventos emblemáticos de la carrera: “Coladas Moradas” (noviembre) y “Las mejores Fanescas de Quito” (Semana Santa), han implementado lineamientos de gastronomía sostenible desde 2017. En el primer caso, por ejemplo, la tradicional receta se preparó con todos sus ingredientes provenientes de fuentes agroecológicas beneficiando a 150 familias que se dedican a la agricultura orgánica.

Adicionalmente, se llevan a cabo otras iniciativas como la generación de sistemas de recolección de aceite, trampas de grasa, reciclaje de basura para los laboratorios gastronómicos donde se desarrollan las clases.

Gastronomía Sostenible: la celebración

A propósito de esta celebración y en el marco del proyecto, la Escuela de Gastronomía generó varias propuestas (ver noticia), entre las que se destacan una serie de conferencias que incluyeron expositores expertos en comercio justo, salud y consumo responsable, agricultura familiar y campesina, soberanía alimentaria, desperdicios alimentarios, gastronomía ancestral, entre otros.

El desperdicio de alimentos fue también otro de los temas que se trataron. José Luis Guevara, Gerente de Operaciones del Banco de Alimentos Quito, hizo un llamado para concienciar sobre este tema y generar acciones que ayuden a las poblaciones vulnerables.

La comida no debería ser una amenaza para la sostenibilidad”, destacó Carolina Guadalupe haciendo un llamado a pensar siempre en cómo debe funcionar el ciclo de gastronomía sostenible en el cual existen tres actores que deben encajar de manera perfecta y funcionar como un engranaje: productores, chefs y comensales. “Los tres deben vivir en armonía”, puntualizó. (DB)