Neuromarketing y Marketing Social, temas en 4° Congreso de Marketing

congreso de Marketing

Quienes trabajan en marketing deben saber cómo funciona la mente del consumidor. Ese es el consejo que Henry Castillo, experto en Neuromarketing, brindó a los asistentes del 4° Congreso Internacional de Marketing, que se llevó a cabo en la UDLA.

En la segunda jornada de este evento, el expositor formó parte de los panelistas invitados. “Estamos convencidos que somos racionales pero la ciencia ha demostrado que no. En realidad, somos más subjetivos que racionales”, dijo.

Justamente ahí radica la importancia del neuromarketing, sobre el cual brindó una explicación detallada a los asistentes. Partió diciendo que para entender al consumidor existen tres niveles que se deben tomar en cuenta: la mente universal, la mente social y la mente individual.

De esta manera, para lograr el efecto “wow”, es decir el de convencer, persuadir y seducir al consumidor se deben tener en cuenta esos factores individuales y sociales de la persona y lograr conectar con la mente del consumidor.

El tiempo para lograr esa conexión es realmente corto, de algunos segundos nada más, por lo que Henry aconseja seguir un proceso de tres momentos:

  1. Generar un impacto perceptual. Es decir, un enganche sensorial en menos de cinco segundos. Actividad que estaría a cargo de los diseñadores y publicistas.
  2. Construir un speech comercial adecuado para convencer.
  3. Crear a través del diseño experiencias exitosas de consumo que duren para toda la vida.

Sin embargo, todo ello debe estar atravesado por el neuromarketing, entendiendo con argumentos científicos cómo reacciona la mente del consumidor a los diferentes estímulos y transmitiendo a través del packaging y el branding los mensajes de manera adecuada para impactar. “La mayoría del marketing falla y es porque la mayoría no conoce la mente humana”, explica.

Marketing social

Generar un cambio positivo en la sociedad es también una labor del marketing. Por eso, Marco Antonio Ríos, Coordinador de la carrera de Marketing y Francisco Álvarez, Coordinador de Vinculación de Administración de Empresas de la Universidad del Azuay, realizaron una investigación que pretende mejorar los hábitos alimenticios.

Como parte de una investigación sobre responsabilidad social de la ciudad de Cuenca, identificaron que la industria alimenticia era una de las que más había crecido en los últimos años. Ante ello se preguntaron qué estaba haciendo ese sector para promover una alimentación balanceada y encontraron que no existía un plan de responsabilidad social empresarial.

Al contrario, identificaron un manejo inadecuado de material publicitario para una población vulnerable (niños de entre 5 y 11 años) que puede afectar en el consumo de productos alimenticios y causar obesidad o sobrepeso infantil.

Por eso, Francisco destaca la importancia de generar un plan de marketing social que genere un cambio de costumbres en la alimentación y que concientice a los padres de familia sobre la importancia de tomar cuidado de las influencias que los niños reciben a través de los medios electrónicos. (DB)