Docente de la UDLA participó en una pre-Conferencia Internacional de Educación Musical

1

Johanna Abril Zamora, docente-investigadora de Formación General, participó en la Commission on Policy: Culture, Education and Media Pre-conference Seminar of the International Society for Music Education, que se desarrolló en Münich, Alemania entre el 10 y 13 de julio.

 

La música en la vida de la humanidad juega un papel fundamental, ya que contribuye a la regulación de emociones, define en cierta parte la personalidad de cada una y ayuda a conocer, tolerar y respetar diversas culturas.

 

Sin embargo, Johanna Abril, docente investigadora en Formación General, comenta que de acuerdo a una encuesta que ella administró a administradores académicos del Ecuador, se encontró que la educación musical no está dentro de las prioridades de la formación académica de niños, niñas y jóvenes del país.

 

“La música trae beneficios tangibles e intangibles en la formación de las personas como: regulación de emociones, expresión, comunicación, tolerancia con ellos y con los demás, entre otros”, argumentó.

 

Los resultados de esta encuesta arrojaron conclusiones como que los administradores no tienen completa autonomía para tomar decisiones en cuanto a la problemática de la educación musical. De hecho, incluso cuando la comunidad educativa tiene interés en contratar un profesor o profesora de música, las leyes actuales no lo permiten. Además de que el Estado ha quitado o no provee profesores/as o recursos para la implementación de contenidos en música.

 

Estos resultados sirvieron para que Johanna participe en el seminario de la pre-conferencia de Políticas Educativas en Educación Musical (Policy in Music Education pre-Conference Seminar), en la que presentó una ponencia haciendo un análisis de las políticas públicas de los gobiernos latinoamericanos que promovieron el denominado Socialismo del Siglo XXI, caso concreto el del Ecuador.

 

Según Johanna, la Constitución y la normativa legal garantiza la promoción del arte en los espacios educativos, pero en la praxis no se cumple y un docente que no es profesional en el ámbito musical se encarga de impartir esta cátedra, por lo que no se toma en serio las bondades de la educación musical.

 

“No se han tomado medidas para que la música, el arte y la cultura sean prioritarios en el país. Pero esto es algo que está pasando a nivel mundial, ya que existe la concepción errónea de que el arte no ofrece productos tangibles para el desarrollo de los países”, indicó.

 

Además, en este seminario que se desarrolló en Münich, entre el 10 y 13 de julio, se abordaron otros temas como: metodologías de enseñanza para educación musical, desarrollo de currículo académico, uso de las tecnologías en la música no solo en las aulas como método de aprendizaje, sino como experiencia musical, procesos de evaluación y políticas educativas.

 

Esta reunión se la hace cada dos años alrededor del mundo, ya que la idea es que la educación musical no sea únicamente especializada sino que llegue a todo el mundo para que conozcan de las bondades de la música.

 

“Discutimos lo que es la inclusión musical en el mundo de las  personas, pero no como una educación especializante, sino en la idea de llevar educación musical a todas las personas”, finalizó Johanna.

FICHA:

Johanna Abril Zamora es una pianista y educadora musical ecuatoriana. Actualmente trabaja como docente investigadora en la facultad de Formación General de la Universidad de Las Américas en Quito. Obtuvo su doctorado (Ph.D.) en Educación Musical por la Universidad de Miami. Sus galardones académicos incluyen: Premio “Benigno Malo” (summa cum laude) por la Universidad de Cuenca; becaria SENESCYT para estudios de doctorado; y el premio “Estudiante de Excelencia 2017” para estudiantes de doctorado en la Frost School of Music de la Universidad de Miami (Frost School of Music “2017 Outstanding Graduate Student”). Sus publicaciones pueden ser localizadas en las revistas académicas “Enseñar Música”, “Revista Electrónica Complutense de Educación Musical”, y “Tsansa”.