Planeta verde, un vacacional para amar el ambiente

Planeta verde

Planeta verde

“Me gusta interactuar con el ambiente y encontrar soluciones para su conservación”, dice Jahir Galvez, quien comenzará a estudiar Ingeniería Ambiental en la UDLA este próximo semestre (septiembre de 2018).

Esta carrera es ideal para él por el lugar de donde es y donde vivirá luego de estudiar en la UDLA, que es Santa Cruz, Galápagos. Allí se ha hecho conciencia sobre la importancia de la preservación, cuenta.

Él formó parte del grupo de cerca de 20 personas que participaron en “Planeta Verde”, un taller vacacional de tres días organizado por la carrera de Ingeniería Ambiental en el que abordaron temas como toxicología, remediación, biotecnología entre otros que forman parte de la malla curricular.

Las actividades fueron 100% prácticas, unas ocurrieron en los laboratorios con los que cuenta la carrera y otras en las instalaciones en las que interactúan los estudiantes de la carrera como el espacio donde están ubicados los paneles solares y la planta de tratamiento de aguas residuales en UDLAPark.

“Nuestro objetivo es enseñar bajo la metodología de aprender haciendo y no solo viendo o escuchando”, detalla Yasser Alejandro González, Director de Ingeniería Ambiental en la UDLA. Por eso, los participantes del vacacional pudieron interactuar con los microorganismos y con instrumental de laboratorio con el fin de que la experiencia sea lo más vivencial posible.

En la planta de tratamiento de aguas residuales, por ejemplo, pudieron acceder a cada una de las partes de la misma y conocer su funcionamiento. “Como estudiantes de Ingeniería Ambiental podrán convivir con esta planta y encontrar los problemas y soluciones como parte de su formación académica”, adelanta Yasser Alejandro.

Otra de las estructuras que visitaron fue la de los paneles solares ubicados en ese mismo campus. La actividad sirvió para abordar el tema de eficiencia energética que es otro de los ejes de la carrera. “La UDLA es pionera en sustentabilidad ambiental”, dice Yasser Alejandro.

Producción más limpia, sustentabilidad, biorremediación ambiental fueron aspectos que también se dieron a conocer de manera práctica en el vacacional dirigido a las personas interesadas en la carrera.

 “Vemos que la gran mayoría tienen una vocación por la conservación del ambiente. Algunos, en cambio, han descubierto esta vocación porque todos tenemos cierta empatía con la conservación”, comenta el director de la carrera.

De cierta manera, eso fue lo que pasó con John Quimbiulco, graduado del colegio George Mason y a quien le llamó mucho la atención temas como los macroinvertebrados y el tratamiento de aguas residuales en la planta. Él planea estudiar alguna carrera relacionada con el turismo o con marketing, sin embargo asistió al taller y pudo conocer sobre el interesante trabajo que realiza un ingeniero ambiental.

John acompañó a Camila Endara, quien se graduó del mismo colegio y considera que Ingeniería Ambiental está entre sus opciones de estudio. “Es una de las carreras que más me interesa por el bienestar ambiental para que podamos tener más recursos en el largo plazo”, puntualiza. (DB)