UDLA participó en el Robotchallenge 2018

Robotchallenge 2018

Un mes intenso de trabajo. Los encuentros eran todos los días a las 10:00 y se quedaban hasta las 1:00. Así fueron las vacaciones para Juan Revelo y Jorge Cisneros, estudiantes de 8° semestre de Ingeniería en Tecnologías de la Información de la UDLA. Sin embargo, antes, durante el semestre, también dedicaron mucho de su tiempo a la construcción y manejo de sus robots para participar en el Robotchallenge 2018.

El Robotchallenge es uno de los eventos más importantes a nivel mundial referentes a la robótica e innovación y ambos estudiantes obtuvieron una acreditación para participar en él, luego de haber ganado en la competencia latinoamericana Robomatrix en febrero de 2018.

Colombia, México, Bolivia y Ecuador fueron los únicos cuatro países de América Latina que consiguieron la acreditación para participar en el Robotchallenge que se desarrolló en Beijing, China entre el 10 y 12 de agosto de 2018.

“La participación de nuestros estudiantes en un evento de esta magnitud permite que puedan contrastar sus conocimientos con sus similares de otras instituciones académicas a nivel mundial”, dice Ángel Jaramillo, Director Académico de Ingeniería en Tecnologías de la Información y, quien acompañó a Juan y Jorge en el evento.

Ambos estudiantes participaron con cuatro robots, tres en la categoría de mini sumo y uno en la de nano sumo. En el primer caso, pasaron de la fase de grupos a octavos de final, mientras que en nano sumo lograron ubicarse en cuarto lugar.

La experiencia

“La participación es muy enriquecedora porque ves los mejores prototipos del mundo entonces te da una mirada más clara hacia donde tienes que apuntar”, dice Jorge. Añade que, en estos certámenes lo más importante es la experiencia. “Hay personas que llevan cinco o diez años en competencias”, explica.

El evento reunió a más de 200 países y los estudiantes debieron enfrentarse a competidores de países como Polonia, Egipto, México, Colombia, detalla Juan.

“Desde mi punto de vista, la participación de los estudiantes con sus prototipos fue muy positiva. Uno de los tres robots pasó a finales y eso nos coloca dentro de las mejores 16 delegaciones. Se pudo apreciar que no estamos alejados al nivel académico de otras instituciones”, dice Ángel.

La construcción de los robots

Previo a la competencia, lo primero en lo que se enfocaron fue en el desarrollo de la parte mecánica, “un modelado completo del robot para verificar si tendría un o no un funcionamiento óptimo”, informa Juan. Luego se enfocaron en la parte electrónica y finalmente en la programación del robot y en definir las estrategias para ganar en la competencia.

En este proceso, Juan y Jorge destacan el apoyo de su tutor, Ángel, quien les ayudó sobre todo a conseguir las piezas más adecuadas para la construcción además de ser un apoyo moral. “Nos hizo sentir mucha confianza durante el evento”, dice Juan.

El próximo reto

Jorge cuenta que estos concursos motivan a ser, cada vez, un mejor competidor, por eso ya se están preparando para el Robomatrix y el Robotchallenge de 2019 donde esperan participar. (DB)