Experta en anticorrupción dictó conferencia en la UDLA

Podemos decir que la corrupción tiene varios síntomas; por ejemplo, cuando la inversión extranjera en un país se vuelve mínima o nula por la dificultad de hacer negocio porque hay que pagar coimas.

Si a eso le sumamos que la misma ciudadanía de ese país normaliza la corrupción, la ve como normal y no la denuncia porque cree que es justificada o parte de un proceso, eso favorece la corrupción en los países.

En el Ecuador, en los últimos años, lamentablemente han salido a la luz varios casos de corrupción, que están siendo investigados por la Fiscalía. Esto es lamentable porque muestra que pudo haber soborno, adjudicación ilícita, encarecimiento de las obras, en la gestión del Estado, y eso demostraría a su vez que el país tiene un problema estructural.

Con la finalidad de motivar el debate y la reflexión sobre esto, la UDLA a través de la Escuela de Relaciones Internacionales organizó la conferencia ‘Buenas prácticas para combatir la corrupción’, que la dictó Jéssica Arco, abogada de Covington & Burling LLP y experta en temas de anticorrupción e investigaciones criminales, el pasado 03 de octubre en la sala de uso múltiple del Campus Granados.

Arco habló de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero de los Estados Unidos (Foreign Corrupt Practices Act o FCPA), que está vigente en este país desde 1977 y que busca que tanto personas como empresas públicas o privadas no cometan delitos como el soborno y se beneficien de los recursos del estado.

“Es una ley muy completa porque tiene disposiciones antisoborno y disposiciones de contabilidad, para que las empresas que cotizan en bolsa de valores de los Estados Unidos, mantengan registros y libros de contabilidad precisos y sistemas de control adecuados”, dijo Jessica Arco.

La aplicación y el cumplimiento de esta ley en los Estados Unidos está a cargo del Departamento de Justicia y la Comisión de Valores, instituciones gubernamentales que intentan evitar actos de corrupción.

Esta ley permite que las empresas aclaren su situación y colaboren con información al estado, para que su pena no sea tan drástica, pero jamás se librará de la aplicación de la ley.

Para Jéssica lo más importante es educar a la ciudadanía sobre lo que significa la corrupción y su alto costo para la vida de un país.

“Que se organicen estos eventos es muy bueno porque la educación para combatir la corrupción es muy importante, ya que los actos corruptos los cometen los seres humanos y si ellos no cambian, la cultura de la corrupción no va a cambiar”, contó Jéssica. 

El DATO

El año pasado, Transparencia Internacional, organización no gubernamental que promueve medidas contra crímenes corporativos y corrupción política en el ámbito internacional, publicó un ranking de 180 países con la percepción que tienen las personas de la corrupción. Somalia tiene una calificación de nueve puntos, es decir la gente lo ve como el más corrupto del mundo. Nueva Zelanda tiene una percepción de 89, es el menos corrupto a nivel mundial, sin embargo, ha perdido dos puntos en relación al 2016.

El Ecuador tiene un score de 32 y perdió dos puntos en relación al 2016. Aquí podría estar la respuesta a la falta de inversión extranjera y a la falta de desarrollo en varios puntos estratégicos del país.