Innovar constituye una metodología

subir

Las empresas, ¿están dispuestas a cambiar? No siempre: de hecho, el 88% de las compañías recogidas en el Fortune 500 de 1955 han desaparecido. Acontecimiento que se explica, en gran medida, por la falta de innovación en los modelos de negocio. Precisamente, Anuor Aguilar, consultor, autor y conferencista, es de la idea de cuestionar las prácticas tradicionales; mismas que en la actualidad, resultan insuficientes ante las constantes trasformaciones económicas y sociales.

En ese sentido, aprovechamos su presentación ante los estudiantes de la Maestría en Comercio con mención en Emprendimiento e Innovación para dialogar sobre los factores que están llevando al éxito a las empresas y startups del siglo XXI.

¿Qué es innovar?

Innovar constituye una metodología; no surge espontáneamente como la creatividad. Va más allá y supone la ejecución de ideas y propuestas.

Habitualmente, se confunde innovación con la exposición de ideas.

Sí, y representa un gran problema. Creatividad comprende la generación de ideas. Por el contrario, innovar va en línea de la implementación estratégica de dichas propuestas. Empresas, emprendimientos y personas pueden estructurar planes; el reto está en cómo se ejecutan.

¿Cómo implementar innovación dentro de las organizaciones?

A través de una cultura. Sin la predisposición de los directivos, difícilmente dicha organización desarrollará nuevas propuestas. Habitualmente, los responsables de decisión están atados a modelos de negocios del pasado: bonos a corto plazo, rentabilidad sin riesgos. Y son aquellos factores los que restringen la capacidad de crecimiento. Casos como Elon Musk o Jeff Bezos reflejan cómo el liderazgo promueve la innovación durante toda la cadena de valor.

Desligando la idea de que innovación está atada a centro de investigación…

Exactamente: la innovación se asocia con cultura. Algunas multinacionales han invertido cuantiosas sumas de dinero en centros de investigación sin generar resultado alguno. De ahí que las organizaciones deban repensar su gestión en función de la predisposición al cambio; es decir, a enfrentar entornos complejos.

Dejando de lado el ámbito corporativo, ¿qué otros principios se tienen que considerar al momento de impulsar el emprendimiento y la innovación?

En América Latina, hay cada vez más emprendedores que apuestan por la creación de soluciones alternativas de negocio. Sin embargo, la escalabilidad de dichas propuestas depende de la conformación de ecosistemas de innovación que, en la región, resultan insuficientes. Financiamiento, tramitología, falta de tecnología, carga impositiva: varios los elementos que restringen el crecimiento y desarrollo de startups.

Obligando a los emprendedores a buscar entornos productivos.

Sí. Las emprendedores requieren de entornos que fomenten su expansión. Para su efecto, resulta fundamental -además del financiamiento- mentores, incubadoras y desarrolladores que contribuyan a estructurar la idea de negocio. En ese sentido, la innovación también se construye a partir de ecosistemas que brinden las condiciones adecuadas para la escalabilidad de las iniciativas.

En esa línea, ¿es la falta de oportunidades la que alienta la fuga de emprendimientos?

Exactamente. La región cuenta con el conocimiento, la capacidad y el mercado (si se considera una visión global). Incluso la información, otrora inaccesible, está al alcance para analizar comportamientos y tendencia. Situación que lleva a reflexionar sobre la forma en que los distintos actores – sean públicos o privados – alientan y apoyan la innovación. Los emprendedores buscan lugares con condiciones favorables.

¿Cuál tendría que ser el rol de la academia para promover la innovación?

La universidad es una de las entidades menos innovadoras que existen: modelos de educación de hace 100 años, fundamentados sobre parámetros, metodologías y procesos que no corresponden con el contexto actual. En ese sentido, hace falta actualizar el quehacer de la academia, a través de programas que fomenten el espíritu de innovación en sus estudiantes.