Ingeniería Ambiental: cáscara de camarón para purificar el agua

María Fernanda, estudiante de Ingeniería Ambiental de la UDLA

Limpiar el agua residual con la cáscara del camarón fue una idea surgida en las aulas de Ingeniería Ambiental. Esta es una alternativa sustentable para el ambiente porque aprovecha el desecho para purificar el agua. ¿Cómo?… María Fernanda Morales, estudiante de esa carrera, junto a su profesor Daniel Hidalgo, investigaron y desarrollaron este filtro hecho de cáscaras de camarón, un residuo que desechan las camaroneras y que permite purificar las aguas residuales de otras industrias o los mercados.

“La cáscara de camarón, por su alto grado de quitina, se convierte en un captador de metales pesados como: mercurio, níquel, cromo, plomo y cobre presentes en el agua contaminada”, explican.

Para determinar la eficacia del filtro se tomó una muestra del agua residual de una curtiembre ubicada en Ambato. La muestra presentaba cuatro gramos de cromo por litro de agua. Luego de pasar por el filtro de cáscara de camarón el metal se removió entre un 80 y 90%.

Así, el agua puede usarse luego para otros procesos industriales ahorrando en agua y cuidando el ambiente ya que se evita el uso de productos químicos que es la técnica convencional.

El proceso

Para purificar:

  1. Se coloca el agua residual en una estructura fabricada con tubería o mampostería.
  2. Se toma la cáscara de camarón debidamente procesada, es decir: lavada, secada y triturada para ser distribuida dentro del agua residual.
  3. Al instante, la cáscara absorberá residuos de cromo III, uno de los metales más comunes dentro de aguas contaminadas.

El cromo es un metal que, en altos niveles, puede causar enfermedades como Menkes, Wilson y silicosis que afectan a los sistemas nerviosos, respiratorio, producen enfermedades hepáticas, entre otras consecuencias. (LT/DB)