Cáscara de camarón reduce el impacto de curtiembres

La Hora

Lo que para muchos es un simple desecho de comida, para María Fernanda Morales, estudiante de ingeniería ambiental de la Universidad de Las Américas (UDLA), se convirtió en un proyecto amigable con el ambiente. Ella hizo un purificador de agua que utiliza la cáscara de camarón. Durante dos meses de investigación y pruebas, se comprobó que la quitina -sustancia propia de este crustáceo- es capaz de limpiar, hasta en un 90%, las aguas residuales. Las pruebas se realizaron con éxito en una empresa curtiembre ubicada en Ambato (Tungurahua). El proceso es sencillo y de bajo costo. Consiste en lavar las cáscaras de camarón, triturarlas y colocarlas en el purificador (creado también por la estudiante, con tubos PVC). En un lapso de cuatro horas, los metales y toxinas son absorbidos y el agua recobra su transparencia. El objetivo de Morales es que las industrias de curtiduría puedan contar con este tipo de depuradores de agua, para que los desechos no terminen en los ríos, como ocurre actualmente en el río Ambato, debido a la operación de curtidores formales e informales.

 

 

Carrera Ing. Ambiental
Fecha 24-10-2018
Medio La Hora
Vocero María Fernanda Morales