Graduada de Diseño de Productos, finalista en Bienal Iberoamericana

Empatix Julieta Cabrera, graduada de Diseño de Productos UDLA

Empatix, un juego para promover la empatía dirigido a niños videntes y no videntes, fue uno de los cuatro proyectos finalistas ecuatorianos en la Bienal Iberoamericana de Diseño, que se llevó a cabo del 26 al 30 de noviembre de 2018 en Madrid, España.

Julieta Cabrera, graduada de la carrera de Diseño de Productos, es la creadora de este juguete inclusivo y cuenta que, luego de inscribir su proyecto, debió pasar varios filtros hasta alcanzar la etapa de ´seleccionado´ y posteriormente de ´finalista´. “Fue increíble saber que hubo tantos proyectos de Ecuador y que el mío quedó entre los elegidos en la etapa final”.

En este evento participaron profesionales de 23 países de Iberoamérica quienes mostraron sus productos de acuerdo a categorías como: sostenibilidad, emprendimiento, diseño en innovación, diseño para todas las personas, entre otras.

Precisamente, el diseño centrado en las personas es uno de los enfoques que más llama la atención de Julieta respecto a su trabajo. Explica que se trata de “una metodología de diseño muy humana que ubica en el centro de todo al ser humano para el cual se está diseñando una solución a cualquier problema que se presente en su vida diaria”.

De esa concepción nace Empatix, un juguete orientado a niños videntes y no videntes de entre 6 y 9 años, con el “objetivo de que aprendan lo que es la empatía a través de un tipo de juego cooperativo y la interacción en escuelas inclusivas, especializadas y en los hogares”, comenta Julieta.

“La empatía es una palabra simple para una idea compleja. Se basa en escuchar, entender y conectarse con la otra persona. Empatix genera empatía a través de la interacción, el trabajo en equipo y, estos en conjunto, crearán conexiones”, menciona.

Julieta decidió enfocar su proyecto en niños porque dice que en esta etapa es cuando las personas captan de mejor manera la información y al activar estos conceptos será posible favorecer la sensibilidad y la consciencia en las personas. Su intención fue generar un producto lúdico que pudiera servir de vínculo entre el mundo de las personas no videntes con las videntes, permitiendo a estos últimos “sumergirse en el mundo táctico”, comenta Julieta.

De acuerdo a la investigación previa, realizada por Julieta, existe una falta de sensibilización ya que la población desconoce cómo manejar la discapacidad y cómo brindar un trato adecuado a las personas que poseen esta condición. Solo en Pichincha existen 7532 personas registradas con discapacidad visual.

Con esa base, nació Empatix, que son varias piezas de madera con las cuales se puede realizar una construcción cooperativa, generar redes o una promover una batalla lúdica armando torres donde la ganadora es la más alta. (DB)