La meta es el mundo

subit

Si algo quedó demostrado posterior al viaje a Manta, fue que no existen límites para los negocios. Más aún, si se considera que, en la globalización, el límite es el mundo. Precisamente, la visita de los estudiantes de la Escuela de Negocios de la Universidad de Las Américas a Fishcorp y La Fabril, se orientó en línea de evidenciar las estrategias, metodologías y procesos que implementan las industrias de éxito. A criterio de Fabián Suárez, docente de Finanzas, este viaje constató la aplicación real de los conocimientos adquiridos en clases.

En primera instancia, los alumnos de las carreras de Administración de Empresas y Finanzas recorrieron la planta de La Fabril, una de las 20 empresas con mayor volumen de ventas en el país. ¿Qué fue lo que más llamó la atención? Sebastian Reyes destacó la automatización de procesos que maneja la industria. “El hecho de experimentar casos reales de estudio, amplía nuestra visión sobre cómo hacer negocios”. Estándares de calidad, certificaciones, diversificación de productos, fueron otros de los puntos que se abordaron en el viaje.

Cabe mencionar que, si bien La Fabril mantiene una estructura familiar, es de las pocas empresas (que no son sociedades anónimas) que cotizan acciones en bolsa. En este punto, Fabián subrayó la ventaja que tuvieron al observar la flexibilidad financiera que opera en la organización con el objetivo de impulsar sus ventas.

Otro de los objetivos de esta salida de campo consistió en descubrir lógicas empresariales ajenas al entorno de los estudiantes. El desplazamiento a Fishcorp vislumbró la dinámica de exportación de la industria atunera. Y, sobre todo, precisó que el potencial productivo del país no se ciñe sobre el mercado interno: las oportunidades de crecimiento están en el exterior.

La formación universitaria no se reduce a conceptos: va más allá y supone el entendimiento práctico. De la misma idea es Roberto Hidalgo, docente de la Escuela de Negocios, quien señaló la importancia de que los estudiantes tengan una postura sobre lo que podrían llegar a ser: ¿funcionarios o directivos de una empresa? ¿emprendedores y empresarios que, con sus ideas, generan empleo?

Innovación, creatividad, pasión por lo que se hace: finalmente, la Escuela de Negocios, con esta iniciativa, no busca generar certezas sino inquietudes respecto el devenir profesional de sus estudiantes. Además, de fortalecer sus perspectivas previo al diseño de sus planes de negocio. El aprendizaje es continuo. Y la misión de la academia está, justamente, en contribuir a ello.

En contexto:

El viaje a Manta se desarrolló entre el 14 y 16 de noviembre y contó con la participación de aproximadamente 30 estudiantes.