El Ecuador es un país rico en recursos naturales y desde hace varios años ha estado en la mira de las industrias mineras debido a sus reservas en oro, plata y cobre. Aunque la minería trae consigo numerables beneficios económicos, fuentes de empleo, ingresos, divisas, entre otros, está también asociada a múltiples desafíos sociales y ambientales.

Fruta del Norte es uno de los proyectos mineros más grandes del país, ubicado en el cantón Yantzaza de la provincia de Zamora Chinchipe. Se enfoca principalmente en la extracción de oro, pero alberga también una cantidad significativa de plata. Lundin Gold es la empresa canadiense que adquirió el proyecto en el 2015 y desde entonces ha puesto en marcha sus actividades, beneficiando considerablemente al cantón en términos de empleo y acceso a salud, debido a inversiones importantes en este sector.

Pero ¿cuál es la otra cara de la minería?

Varios estudios enfatizan en la naturaleza dual de la minería, destacando tanto las contribuciones económicas positivas como las consecuencias negativas en cuanto a a la deserción escolar, el aumento de enfermedades, el desplazamiento, degradación ambiental y contaminación.

Paul Carrillo-Maldonado, investigador de la Universidad de Las Américas, elevó su preocupación por las consecuencias negativas hacia una investigación que analiza el efecto causal de la actividad minera del proyecto Fruta del Norte en términos de economía, educación y salud.

Esta investigación desarrollada en colaboración con investigadores del Banco Interamericano de Desarrollo, y de la University of Perpignan Via Domitia, Francia, identificó que, aunque las ventas, las compras y el empleo aumentaron desde 2016, las tasas de deserción escolar y de embarazo adolescente incrementaron también.

¿Qué pasa con la educación en Yantzaza?

Los resultados indicaron que la matrícula preescolar mostró un modesto efecto positivo en 2017, pero se volvió negativo en los años siguientes. La matriculación en escuelas primarias y secundarias muestra impactos negativos a lo largo de los años, resultando en una disminución en la matriculación escolar general dentro del cantón.

Sobre la salud en el cantón

En el ámbito de la salud, existe una caída de la tasa de mortalidad y la tasa de mortalidad neonatal.  No obstante, la actividad minera en el cantón también conllevo a un aumento del embarazo adolescente y, por ende, de nacimientos de niños con asistencia médica.

Futuros pasos para el sector

Aunque la combinación de estas implicaciones sociales sugiere que, si bien el proyecto minero trajo prosperidad económica, también influyó inadvertidamente en las elecciones de vida de la generación más joven, que probablemente ni acabaron sus estudios secundarios, acercándolos potencialmente al mercado laboral y a la formación familiar temprana.

El estudio publicado en la revista de alto impacto Resources Policy, resalta la importancia de ver este tipo de proyectos no solo desde el prisma económico, sino también desde el ámbito social y sus consecuencias. Los hallazgos del proyecto Fruta del Norte sirven como testimonio de la intrincada relación entre las industrias extractivas y el desarrollo comunitario. Así, sugiere a la industria minera realizar investigación continua, dar seguimiento a los proyectos en todos sus aspectos, y proponer estrategias que se adapten a las realidades sociales y económicas de las comunidades, con la finalidad de sacar el máximo provecho de los proyectos y al mismo tiempo minimizar sus posibles efectos adversos.

Para leer el estudio completo, ingresa en el siguiente enlace: https://doi.org/10.1016/j.resourpol.2023.104625

Noticias relacionadas

DGIV-NOTA-WEB-&-RRSS-JULIO-2024
Nota-Hector_Web Nota
Nota-Leon_Web Nota
Wilmar-Nota_Web-Nota (1)
ciencia_resuelve_crimenes
padres_mismo_sexo