Un diseñador es un problema solver porque todo producto ofrece una solución a la vida cotidiana.  El diseño está en todo, siempre con un enfoque en el ser humano y con atención a las exigencias del mercado local y global.  Para desarrollar un buen producto debemos identificar qué es lo que en verdad requiere el usuario, en qué contexto será usado, aspectos sociales, medioambientales, culturales y de estilo. Sin olvidar la fabricación, precios y gestión con una clara estrategia de negocio y comunicación para convencer al comprador.


Estudios:

  • Ingeniería de Diseño Industrial, Universidad de Tecnología de Delft, Delft – Países Bajos.
  • Máster en Ciencias, Diseño de Productos Integrados, Universidad de Tecnología de Delft, Delft – Países Bajos.