Un análisis al cine ecuatoriano desde la visión de los estudiantes

Silencio en la tierra de los sueños

Portada Silencio

Portada Silencio

‘Silencio en la tierra de los sueños’, del director Tito Molina, es la película ecuatoriana que participa por una posible nominación a los premios Oscar, en la categoría a mejor película extranjera.

Ha recorrido varios festivales a nivel internacional, entre los que destaca una mención especial en el Festival de Guadalajara.

Tito Molina nos presenta un lenguaje cinematográfico distinto al acostumbrado por la audiencia. Implacable en su totalidad y de una narrativa contemplativa, nos invita a experimentar el espacio interior de una anciana que vive sumergida en la soledad, de la que escapa solamente a través de sus sueños. Sueños que son abrazados por los recuerdos, el silencio y la compañía de su perro.

Una verdadera obra de arte con un excelente uso de la imagen y el sonido, permitiéndonos descubrir una realidad que en la actualidad esté muy presente en muchas personas y de las que la mayoría de veces preferimos no saber nada.

‘Silencio en la tierra de los sueños’ nos guía por el camino de la madurez del ser humano, en su máxima expresión, y como el hombre empieza a hacer frente a la cercana llegada de la muerte, siendo consciente en todo momento que ésta llega a su vida de una forma muy silenciosa y amenazante, y que ante ella solo se puede acoger el sentimiento de resignación.

Reflexiva en su conjunto, llena de sinceridad y una gran carga poética, ‘Silencio’ mantiene el equilibrio estético entre la ficción y el documental jugando con sutileza en esa delgada línea.

No busca ser pretenciosa en ningún momento, todo lo contrario, nos abre una ventana entre un mundo onírico y otro real para poder sentir la belleza de la vida en su última etapa existencial; dándole una forma cautivadora a la soledad y recordándonos que la forma de percibir el mundo es totalmente individual, incluso en el tramo final.

Salomé Heredia Zurita
Estudiante de la Escuela de Cine UDLA