Con la producción de guitarras de bambú se diversifica su oferta

web-guitarra

web-guitarra

Compartimos el reportaje realizado por Revista Líderes, en el que Cayo Iturralde, docente de la Escuela de Música, habla sobre las guitarras de bambú.
Mira la noticia publicada aquí.

Recuperar los sonidos ancestrales de la música ecuatoriana -a través del bambú- fue el objetivo de Edwin Gómez, gerente de la empresa Vogel Guitars, cuando hace tres años decidió fabricar con este material guitarras clásicas, electroacústicas y bajos.
El uso de esta madera para elaborar instrumentos se ha venido perfeccionando por 20 años, y el bambú gigante fue el componente ideal para matizar notas y tonos que distingan los acordes musicales con identidad ecuatoriana.
“Tocar cualquier nota con la guitarra de bambú y que el sonido te transporte a un pasillo es la marca del nuevo producto”, dice Gómez. Por eso, desde su fábrica ubicada al norte de Quito, en el 2013 empezó a trabajar con la madera que no solo tiene acústica perfecta, sino que es amigable con el ambiente. El bambú ecuatoriano que se usa para fabricar guitarras y bajos tiene características importantes como la elasticidad, resistencia y adaptabilidad a cualquier condición climática. Además, la estabilidad del material a través de sus fibras ofrece un tono y sonido especial. El bambú es una gramínea que pertenecen a la familia de las poáceas. Tiene alrededor de 90 géneros y 1 400 especies.
En Ecuador, para la elaboración de las guitarras y bajos se usa el bambú gigante (Dendrocalamus asper); con este material, también se fabrican pisos, puertas, etc.
Cayo Iturralde, docente de música en la Universidad de las Américas (UDLA), explica que el bajo fabricado con bambú es un artículo novedoso en el mercado de instrumentos musicales nacionales. A su vez, comenta que la amplificación de sonido es favorable, porque el material no es sensible a la vibración. “No hay ‘feed back’ de ruido ni retumba hacia las paredes o el techo del escenario”.
Al iniciar el proyecto, se fabricaron guitarras de prueba, pero desde el 2014, su producción aumentó a 100 instrumentos anuales, facturando el último trimestre del año pasado alrededor de USD 20 000. El precio al público es de USD 600 y los principales mercados están en Loja, Quito, Latacunga y Cuenca. “Uno de nuestros primeros clientes fue Bratt MacGuire, trabajador de la NASA”, recuerda el empresario. Para adquirir el bambú gigante invierten USD 25 000. Su proveedor es Fran Johnson, emprendedor ecuatoriano, que cosecha anualmente 30 hectáreas de bambú, de las cuales entrega material suficiente para elaborar de 80 a 200 guitarras.
En el 2015, Vogel Guitars planifica elaborar 250 guitarras; Gómez indica que la madera es un elemento ecológico y amigable con el medioambiente.
Al tratarse de una especie que se cultiva en provincias como Guayas, Manabí, Los Ríos, Esmeraldas, Santo Domingo de los Tsáchilas y en el Oriente entra en la fase de cosecha dentro de un período de 4 a 6 años. Por eso y debido al peculiar sonido del instrumento musical, uno de los ejemplares ecuatorianos se exhibe en el Museo del Bambú, en Shanghái.
Allí se presentan artículos elaborados con esta madera, que en el caso de Ecuador busca posicionar el sonido musical del país, a través de propiedades acústicas de calidad y sostenido en notas.