Un juguete diseñado en la UDLA ganó un premio CITI

maria gracia

maria gracia

Un juguete pensado para niños con o sin discapacidad fue lo que ubicó a María Gracia Reinoso, estudiante de Diseño Gráfico e Industrial de la UDLA como la ganadora de una de las categorías del premio CITI microemprendedor del año. Ella obtuvo un premio de USD 5 000 para llevar su prototipo a perchas.

María Gracia creó Manuart que fue seleccionado de entre cerca de 200 ideas inscritas. Físicamente se ve como una lata de pintura. Dentro tiene varios elementos con los cuales los niños pueden hacer manualidades y a la vez conocer sobre artistas ecuatorianos. Éste es, precisamente, el factor “wow”, según María Belén Baquero, la profesora que guió en el proceso a María Gracia.

“Lo interesante es que es los papás pueden entender a sus hijos a través del juego, ya que viene acompañado de un libro de psicología”, explica la ganadora. Esto se logra ya que el niño analiza una obra sin que ningún adulto intervenga y las respuestas que dé se pueden evaluar a través de la publicación para conocer que le está pasando o qué está sintiendo.

Al momento, María Gracia elabora un estudio de mercado para saber si es viable llevarlo a perchas. Sin embargo, si no puede hacerlo, su sueño es seguir fabricando juguetes e invertir ese dinero en abrir su microempresa.

Este diseño se desarrolló con base en la investigación, justificación y elaboración del prototipo que forma parte del progreso de la clase que dicta María Belén a sus alumnos. “Había un nicho que no estaba cubierto. Y como diseñadores debemos realizar productos basados en aquello que funcione para el mercado”.

En este sentido decidió enfocar su clase en los niños con discapacidad quienes no tienen acceso a juguetes pensados bajo la lógica del diseño universal, explica María Belén.

De todas maneras, para la docente, el juguete de María Gracia tiene potencial no solo por el diseño universal sino porque tiene identidad ecuatoriana y porque se hizo una “retroalimentación con terapistas y especialistas, y se determinó que era un buen juguete”, dice. (DB)