Conferencia UDLA: La calidad e higiene de los alimentos

Conferencia UDLA: La calidad e higiene de los alimentos

Conferencia UDLA: La calidad e higiene de los alimentos

La inocuidad alimentaria es una garantía de calidad para los consumidores, ahorra costos a la empresa y es un punto básico si se piensa en el crecimiento o en ampliar mercados a través de la exportación. Este fue el punto central de la conferencia de Paulina Calvopiña, gerente de la multinacional SGS, quien dictó una conferencia en la UDLA organizada por la Maestría en Agroindustria.

Rechazo de productos, destrucción, gasto financiero y sobre todo daño al consumidor con infecciones por bacterias son algunas de las consecuencias de la falta de un sistema que garantice la inocuidad al momento de la manufactura, explicó.

Por eso aplicar procesos de inocuidad alimentaria significa generar ventajas competitivas en el mercado. Para lo cual un empresario tiene la opción de seleccionar diferentes caminos que se convierten en herramientas gerenciales con el fin de garantizar la higiene de los alimentos y en algunos casos hasta ir un pasos más allá generando una integralidad con todos los procesos o una filosofía de producción.

Uno de estos sistemas son las Buenas Prácticas de Manufactura que son principios higiénicos básicos de manipulación, preparación, elaboración de alimentos, entre otros pasos que permiten reducir costos y garantizar la calidad, explica Paulina.

Otro de los sistemas es el análisis de peligros y puntos críticos donde se toma en cuenta ciertas posibles fallas de los procesos evitando consecuencias fatales. Esto permite, por ejemplo, reducir costos y es un punto extra si se busca la exportación de productos.

Un tercer sistema o certificación que también es muy común en el mundo empresarial es el de la ISO 22 000: 2005, en la cual, entre otros requerimientos se toma en cuenta la gestión de la inocuidad alimentaria.

La última certificación, que detalló la conferencista, es la de Food Safety System Certification (FSSC) que abarca una integralidad. Esto quiere decir que la empresa debe cumplir con requisitos sobre ambiente, legislación, liderazgo, normativa de laboratorios, entre otros. Paulina concluyó que adoptarla representa cumplir con los requisitos legales para satisfacer a los consumidores.

Todo lo anterior es básico considerando que somos un país agroindustrial con productos de alto potencial que pueden estar presentes en mercados internacionales pero sin sistemas de inocuidad alimentaria esto será imposible. Así lo consideró Antonio Camacho, Director de la Maestría en Agroindustria quien intervino en el evento para cerrar el foro. (DB)