Día Mundial sin Tabaco: 24 horas libres de humo

Día Mundial sin Tabaco: 24 horas libres de humo

Día Mundial sin Tabaco: 24 horas libres de humo

Cada 31 de mayo se celebra el Día Mundial sin Tabaco, esta fecha organizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), busca concienciar acerca del peligroso riesgo de fumar y de esta forma reducir el consumo de un hábito que según estimaciones lograría matar a más de 9 millones de personas por año hasta el año 2030, si no se toman medidas serias para combatirlo, siendo el tabaquismo la principal causa de muerte evitable en el mundo.

Para profundizar los efectos del cigarrillo en la salud humana, conversamos con la Doctora María Sol Calero, cardióloga de profesión y docente de la Universidad de las Américas quien nos contó los efectos que tiene el cigarrillo en el cuerpo humano. Según la OMS 100 mil adolescentes empiezan a fumar a diario en el mundo, mientras que al año se registran 5 millones de muertes relacionadas a su consumo.

¿Por qué el cigarrillo genera tanta dependencia en el ser humano?

El cigarrillo tiene una serie de sustancias, aproximadamente 4.000 que lo conforman, de las cuales una de ellas es bien conocida y es la nicotina, que además de ser una sustancia perjudicial, tiene el beneficio de que puede calmar la ansiedad. Es por esto que muchas personas toman el hábito de fumar y ahí es cuando se crea la dependencia.

Hay una serie de factores sociales y psicológicos, con personas que tienen ciertas tendencias a buscar una ruta de escape, con algo que teóricamente es legal, aunque termina siendo un producto totalmente nocivo para la salud.

¿Qué enfermedades son producidas o derivan del consumo del cigarrillo?

El tabaco es uno de los principales factores de riesgo para contraer enfermedades cardiovasculares y Cáncer de Pulmón. Dentro de las enfermedades cardiovasculares me refiero a infartos, hipertensión arterial, accidentes cerebrovasculares y todo lo que conlleva una afección de las arterias o de órganos como el corazón.

Es importante volver a recalcar que hay estudios que comprueban que el tabaco aumenta la incidencia de Cáncer de Pulmón, además de ciertos estudios que avalan también la incidencia de Cáncer de Colon y de Lengua, si bien no son tan comunes el tabaco si tiene una influencia importante.

¿El cigarrillo electrónico podría ser una opción para dejar paulatinamente el hábito?

Aproximadamente hace 5 años el cigarrillo electrónico ha tenido un auge como una alternativa para las personas que fuman o que están en proceso de dejar el cigarrillo común. Teóricamente se decía que era una opción viable, porque no tenía tanta concentración de nicotina y más que todo era una forma de engañar a la mente por tener algo en la mano que simulaba a un cigarrillo.

Sin embargo hay estudios que hablan de que si bien el tabaco electrónico no tiene la misma cantidad de nicotina, tiene una cantidad que aún es perjudicial para el organismo, además al ser un aparato electrónico tiene otras sustancias que pueden perjudicar no en el mismo grado de severidad, pero que si le predisponen a la persona a tener enfermedades cardiovasculares y pulmonares.

Al dejar el hábito de fumar, es mejor hacerlo de forma paulatina o de forma brusca, ¿Cuál es su punto de vista frente a esto?

Esto se puede ver desde un punto de vista psicológico, hay médicos o psicólogos que recomiendan dejarlo paulatinamente bajando la dosis, más que todo por un tema de ansiedad. Personalmente creo que la forma de dejar un vicio es de la noche a la mañana, ya que hacerlo paulatinamente es un proceso más largo y más difícil.

¿Qué sucede con nuestro cuerpo cuando dejamos de fumar?

20 minutos sin fumar: Pulso, presión sanguínea y temperatura de manos y pies vuelven a la normalidad.

8 horas sin fumar: Lo que queda de nicotina en tu cuerpo baja al 6,25

12 horas sin fumar: Niveles de oxigenación de la sangre vuelven a niveles normales.

2 días sin fumar: Las terminaciones nerviosas dañadas empiezan a regenerarse y sentidos como los del olfato y gusto se normalizan.

3 días sin fumar: Ya no se detectan rastros de nicotina, ya que fue sintetizada por tu cuerpo.

2 a 4 semanas sin fumar: Los síntomas psicológicos por abstinencia empiezan a desaparecer como son: ansiedad e irritabilidad

1 a 9 meses sin fumar: Los cilios pulmonares vuelven a crecer y son capaces de manejar la mucosidad, manteniendo los pulmones limpios y sin infecciones.

1 año sin fumar: Tus posibilidades de sufrir un ataque cardíaco o cerebrovascular disminuyen a la mitad comparado a la de un fumador habitual. (CG)