Estudiantes de Medicina hacen investigación en Florida

Curso de Investigación-Florida International University

Curso de Investigación-Florida International University

Para profesionales médicos, la investigación es una parte fundamental de su trabajo; así es como se descubren curas, enfermedades, variaciones genéticas y nuevas líneas de estudio. Por esa razón, siete estudiantes de Medicina de la UDLA viajaron a Florida International University (FIU) para asistir un curso sobre la investigación médica del 5 de julio al 4 de agosto.

El curso “Research Scholarship Course”, fue diseñado para desarrollar la competencia de los estudiantes de Medicina como investigador primario o auxiliar. El enfoque del curso es enseñar la metodología de investigación de forma sistemática y enfocada.

“Este curso da a los estudiantes el apoyo necesario para completar un proyecto de investigación y para funcionar en un papel muy parecido a lo de un investigador principal, transformándoles de un participante en investigación a un investigador líder”, comentó Juan Carlos Zevallos, MD, docente en FIU y Director del curso.

La oportunidad de participar en este curso surgió a través de un contacto personal de Marco Fornasini, Docente-Investigador del Centro de Investigación Traslacional y Coordinador local de este curso. “El Dr. Zevallos es un médico ecuatoriano, hemos colaborado en algunos proyectos, y le visitamos con Manuel Baldeón para ver cómo es el curso”, explicó Marco.

Muchos de los estudiantes aplicaron porque tendrían la oportunidad de hacer su proyecto de titulación allá, cuyo tema dependería de la base de datos de FIU, y para practicar su inglés. “Decidí participar en el programa debido a que me interesaba aprender sobre cómo realizar una correcta investigación. Era una gran oportunidad para mi formación en Medicina,” dijo una participante.

Antes de poder aplicar, los estudiantes tuvieron que escribir una carta de intención y hacer una entrevista y una prueba en inglés para verificar que su nivel sea adecuado para desenvolverse en el campo técnico durante el curso.

“En este curso impartimos un sistema híbrido en el que estudiantes de la UDLA se agrupan con otros estudiantes que tienen inglés como lengua nativa. Este formato nos dio muy buen resultado con los primeros participantes de la UDLA en febrero. Todos los materiales, clases, etc., serán en inglés, y la presentación oral sea en español o en inglés”, dijo Zevallos.

“La primera semana, hasta adaptarme a una nueva universidad y al curso, que realmente es intenso, fue la cosa más difícil para mí”, explicó una estudiante. “Poder realizar una investigación de un tema interesante y poder realizar esto en inglés, aunque fue una experiencia desafiante, creo que fue una experiencia muy enriquecedora”, comentó otro estudiante.

Durante el curso, los participantes tenían que escoger un tema de investigación, participar en conversaciones con sus compañeros, completar actividades grupales, completar lecturas asignadas y evaluar los proyectos de los demás, entre otros requisitos. Tenían que cumplir con todos los objetivos educativos del curso, no solamente aprobar el proyecto final, para aprobar el curso.

A lo largo del curso, dos docentes de FIU fueron mentores de los grupos en las áreas de contenido y métodos de investigación. “El curso superó mis expectativas porque los tutores y todas las personas con las que trabajamos se portaron muy bien con todos los del curso, y los compañeros extranjeros fueron un buen apoyo; disfruté cada momento del curso”, dijo otra estudiante.

Al final del curso, los estudiantes tuvieron que presentar su proyecto final con un abstracto, una presentación oral y un poster en FIU que cuenta como el 70% del proyecto de titulación. Después, tienen que presentar ese proyecto a un tribunal de la UDLA. “Ahora el próximo paso es que los participantes tienen que informar al decano que hicieron el curso y que quieren terminar el proceso de evaluación; él nominará el tribunal que analizará el trabajo realizado en FIU y asistirá a la presentación oral”, dijo Marco.

Basándose en el poster, la pertinencia del tema a la problemática local y la presentación, entre otros lineamientos, el tribunal dará una calificación que valdrá el 30% del proyecto de titulación.

Al finalizar el curso, los estudiantes se mostraron muy contentos. “Desarrollé mi inglés y aprendí palabras técnicas en ese idioma, eso me ayudará en el futuro a mejorar en mi carrera y a tener más oportunidades,” explicó una estudiante.

El curso superó mis expectativas, ya que aparte del aprendizaje académico, tuve la oportunidad de mejorar como persona”, dijo otro participante.

El próximo grupo de estudiantes participará en este curso en febrero de 2017.