Terapia de la fascia, tema de interés para fisioterapeutas de la UDLA

Congreso de Fisioterapia

Congreso de Fisioterapia

Una persona que sufre dolores de cabeza constantes y problemas intestinales puede estar padeciendo de alguna enfermedad. O quizás solo sea que está teniendo una mala postura cuando está de pie.

Esto fue lo que sucedió con una niña a la que se estudió y se le trató para adoptar una mejor posición siendo este el fin de su mal. El problema es que no respetaba las curvaturas naturales de su cuerpo, la del cuello, la de la espalda, la de las rodillas. En efecto, ella estiraba hacia adelante sus rodillas cuando se paraba y eso provocaba que sacara un tanto la barriga  y bajara la cabeza provocando tensión en el cuello.

Todo este problema se entiende a partir de la idea de que los músculos están unidos en cadenas según la propuesta del estadounidense Tom Myers. Simone Lindner, quien ha estudiado con este especialista, llegó a Ecuador para explicar el hallazgo de este reconocido profesional. Ella fue parte del cuadro de expositores extranjeros del 1er. Congreso Internacional de Fisioterapia, organizado por esa Escuela de la UDLA.

Simone detalló que entender este mapa de conexiones de las vías anatómicas  es útil para desarrollar estrategias adecuadas en el tratamiento. Y para este punto es necesario también entender lo que es la fascia: una red inteligente omnipresente que recorre todo el cuerpo y recubre músculos y huesos, nos protege y nos brinda estabilidad.

¿Cómo funciona?

El cuerpo humano está formado por líneas que recorren nuestro cuerpo de abajo hacia arriba y que forman conexiones frontales, posteriores y laterales.

Estas líneas incluyen las curvaturas naturales que desarrollamos a lo largo de nuestra vida como las rodillas, los talones de Aquiles o los arcos. Simone explicó, por ejemplo, que todos nacemos con pie plano pero nuestras necesidades diarias nos obligan a desarrollar los arcos en los pies.

De esta manera, si tomamos conciencia de nuestro cuerpo y estiramos mucho las rodillas hacia adelante -como en el caso de la niña- sentiremos demasiada presión en la fascia, en ese tejido que nos recubre, lo cual causa inestabilidad y puede afectar al movimiento.

Solo para explicar mejor cómo funciona nuestro cuerpo Simone propuso un ejercicio: “Estiren los dedos de los pies y sentirán cierta presión en los arcos. Ese es el tejido que nos conecta y la presión que se genera”.

¿La solución?

La relación entre el movimiento, la terapia física y la manual es básica para renovar la fascia que es el sistema sensorial más grande del cuerpo, mencionó Simone. Todas estas técnicas se estudian como parte de la formación de un fisioterapeuta que tiene el conocimiento y la técnica para renovar la fascia y reactivar esas zonas a través del movimiento. (DB)