Huertos verticales para Guápulo es iniciativa de la UDLA

Huertos Verticales

Huertos Verticales

15 estudiantes de Arquitectura de Carnegie Mellon University (Estados Unidos) visitan la UDLA donde participan en un taller de elaboración de huertos verticales que serán instalados en Guápulo, como parte de un proyecto de vinculación que lleva adelante la universidad. Ellos trabajan en conjunto con otros 10 alumnos de la misma carrera de la UDLA y con la guía de John Folan, Docente de la institución educativa estadounidense.

El curso, que comenzó el lunes 14 de noviembre de 2016 y concluirá el jueves 17 del mismo mes, se lleva a cabo en el contexto de la Bienal Panamericana de Arquitectura de Quito. De hecho John es expositor y jurado en ese evento por lo que se decidió aprovechar su experiencia para trabajar con los estudiantes, comenta Nuria Vidal, Docente de la UDLA y quien también es facilitadora en el taller.

El objetivo es que los participantes aprovechen de la experiencia de los docentes pero que desarrollen sus propias ideas sobre huertos verticales que posteriormente serán instalados en el sector La Tolita, en Guápulo (Quito) y que en el futuro, además, serán replicados en otras comunidades. “Quisimos colaborar con este proyecto de vinculación con la comunidad que lleva a cabo la Facultad de Ingeniería y Ciencias Agropecuarias de la UDLA y que durará unos 4 años”, puntualiza Grace Yépez, Docente y quien también colaboró en el taller.

Los materiales usados en este proceso son reciclados del mismo desecho que genera la universidad: botellas de plástico, pallets y botellas de vidrio son algunos de ellos, explica Nuria. Para John, la sociedad se está volviendo más consciente y preocupada por el ambiente, lo que ha hecho que los huertos verticales sean una opción para promover el cuidado del mismo.

El beneficio de este tipo de estructuras es la productividad y optimización de recursos que genera ya que en un espacio reducido las personas pueden desarrollar plantaciones que aprovechen el espacio y la recolección de agua para el riego, detalla Grace.

El proceso

Conocer a la comunidad fue el primer paso de la implementación de este taller. Los participantes fueron a Guápulo donde reconocieron el lugar. “Es muy importante entender cómo viven y cuáles son las necesidades de la comunidad. Esto es muy valioso como parte de la formación académica de los estudiantes”, enfatiza John.

Cada uno de los cinco grupos de trabajo está conformado por tres estudiantes de Carnegie Mellon y dos de la UDLA. Todos ellos trabajaron el martes en los primeros bocetos que fueron presentados a los profesores en una exposición y de quienes recibieron la retroalimentación necesaria para iniciar con el proceso de construcción, explica José Antonio Serrano, Docente de la UDLA y guía del taller.

Los alumnos, que son de los últimos semestres, tendrán hasta el jueves para el desarrollo de los proyectos, proceso que lo llevan a cabo en el Taller de Herramientas y Prototipos del campus Queri.

Posteriormente se decidirá si el mismo jueves se instalan los proyectos en Guápulo o si se hace una prueba previa en la universidad. (DB)