Centros de diversión no pueden limitar ingreso a “mal vestidos”

Telegrafo

Los clientes de una discoteca del sector González Suárez (norte de Quito) saben que no pueden ingresar al lugar de diversión personas con zapatos deportivos, playeras u otro tipo de prenda informal. No está escrito en ninguna parte, pero es vox populi que esas son las reglas. Valeria Arguello, estudiante universitaria de la capital, recuerda que en las pasadas fiestas de Quito un amigo suyo fue impedido de entrar allá porque estaba “mal vestido”. Los guardias le cerraron el paso en aplicación del “derecho de admisión” (facultad que tiene el titular de un negocio para establecer criterios de selección para el público de su establecimiento). Justamente, los abogados Santiago Andrade y Freddy Ríos realizaron una tesis sobre el Marco Jurídico del Derecho de Admisión en la Universidad de Las Américas (Quito). En su trabajo concluyen que un empresario para aplicar ese ‘derecho’, debe tener una justificación válida que le impida caer en actos discriminatorios.

Carrera Derecho
Fecha 2018-01-09
Medio Telégrafo
Vocero Santiago Andrade y Freddy Ríos