Junta de Comercio Sueca visitó la UDLA

Delegación sueca visita la UDLA

Uno de los objetivos del comercio debería ser cumplir con el desarrollo sostenible, que implica satisfacer las necesidades presentes sin comprometer los recursos de las generaciones futuras. Este fue un primer acercamiento al vínculo entre ambos temas, que la Junta Nacional de Comercio de Suecia brindó en la UDLA.

Una delegación sueca perteneciente a esa entidad visitó la universidad para brindar un taller dirigido a diferentes grupos de la sociedad civil, un evento organizado por el Ministerio de Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca.

Ecuador mantiene un convenio con la Unión Europea desde el 1° de enero de 2017 y desde entonces se ha buscado la mejor manera de implementar los beneficios que trae esta alianza. Y uno de los caminos ha sido precisamente con capacitación específica de parte de los asesores de la Junta Nacional de Comercio de Suecia, que es un organismo de ese gobierno, cuya misión es tener un comercio que funcione eficientemente en varios países alrededor del mundo.

Así, una de las primeras acciones que se debe hacer es identificar cuáles son los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), planteados por la ONU como meta para 2030, y analizar la forma como lograrlos e incorporarlos al comercio.

Entonces, ¿cómo empata el tema del desarrollo con la agenda para el 2030? Es la pregunta que se hace Karolina Zurek, una de las expositoras del taller y asesora principal de la Junta de Comercio Sueca. La respuesta, dice, está en promover un sistema multilateral de comercio de acuerdo a la normativa de la Organización Mundial de Comercio (OMC) e implementar de manera oportuna un mercado libre de impuestos, entre otras acciones.

En este camino, añade Karolina, es necesario buscar la manera de acceder al desarrollo sostenible pero actuando eficientemente para evitar los altos costos de producción que pudiera implicar.

Entonces, profundizar en los beneficios que trae alinearse a los ODS en relación al comercio, es entender a estos como un motor para lograr mayores opciones para los consumidores, reducción de los precios, mejor calidad y acceso a nuevos productos, dice Isabel Roberth, otra de las conferencistas y asesora de la entidad europea.

Para ella, es necesario hacer una reflexión más profunda sobre la idea de que desarrollo es igual o consecuencia de un crecimiento económico.  “Esta es una manera común de entender este concepto, pero es un mito, porque el crecimiento económico no necesariamente corresponde al desarrollo de un país”. Aclara esta idea con el ejemplo de que, no porque haya mejores números en las cifras económicas de un país, desaparecerá la pobreza. Por eso, aclara, es importante entender este tema desde múltiples factores.

Este taller se realizó en la UDLA debido a que, según Andrea Pérez, Especialista de la Dirección de Europa y Norteamérica del Ministerio de Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca, este es un tema en el que es fundamental involucrar a la Academia. (DB)