Ingeniería de Sonido y acústica realiza primer mapa de ruido de La Mariscal

Las actividades de bares y discotecas de la zona de La Mariscal superan los umbrales de ruido sugeridos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y afectan a la población que visita y vive en esta zona.

Ese fue uno de los resultados que encontraron Ana Belén Pila y Remigio Vasconez luego de realizar el mapa de ruido de la parroquia de La Mariscal.  Ellos son egresados de la carrera de Ingeniería de Sonido y Acústica de la UDLA y ese fue su proyecto de tesis.

Mapa del ruidoEste es el primer mapa de ruido que se hace en Quito a nivel parroquial, abarcando una zona más extensa, ya que los proyectos que existen solo cubren un barrio o un sector pequeño, explica Luis Bravo, el profesor guía en este proyecto.

Este estudio, además, forma parte del mapa de ruido de Quito, que lleva adelante un grupo de investigadores (estudiantes y profesores) de la carrera y que se espera concluya a finales de este año 2017.

La zona medida, en esta ocasión, cubrió los límites de la parroquia desde las avenidas Patria a la Orellana y desde la 10 de Agosto hasta el sector de la Floresta. Tardaron 3 meses en recolectar los datos con equipos (sonómetros) certificados y que cumplen con las normas internacionales, asegura Remigio.

En sectores como La Floresta, que son más residenciales, también existe contaminación por el tráfico vehicular pero en la zona de la plaza Foch, Calama y aledaños a esos niveles se suma el del ruido excesivo por los lugares de entretenimiento, destaca Ana Belén. “Las actividades nocturnas si contaminan y aportan en 12 dB (decibeles) al ruido de tráfico que ya existe en esa zona de bares”, enfatiza.

Esto implica principalmente una afectación para la población que transita y reside en el lugar ya que puede generar problemas al dormir, molestias, tinnitus, discapacidad cognitiva en niños e incluso problemas cardiovasculares, puntualiza Luis.

Algunos datos de interés

  • Cada 26 de abril se celebra el Día Internacional de Concienciación sobre el Ruido.
  • Desde noviembre de 2015 rige una normativa en el Ecuador que obliga a los municipios a realizar un mapa de ruido de tráfico en ciudades con poblaciones mayores a los 250 mil habitantes. Esta labor deberán cumplirla en los próximos 4 años (a partir de la fecha de vigencia).
  • Los resultados de este tipo de estudios sirven para tomar decisiones respecto a la gestión del tránsito y del aspecto ambiental en las ciudades. Restringir las horas de funcionamiento de estos establecimientos o la circulación del transporte pesado son algunas soluciones. (DB)