Arquitectura premia y muestra sus mejores trabajos

Fotos, videos, padres orgullosos, aplausos y barras de los amigos de clase fue el resumen de la ceremonia de premiación de los estudiantes de Arquitectura. La carrera reconoció a los mejores trabajos de todos los niveles del semestre que acaba de concluir (febrero de 2018).

Es una selección difícil por la cantidad de trabajos evaluados, explica Mauricio Moreno, Decano de la Facultad de Arquitectura y Diseño. “La intención de premiar a los mejores trabajos es que los estudiantes se sientan estimulados, que evidencien cómo su conocimiento y crecimiento van en aumento hasta conseguir su título profesional”, menciona.

Fueron un poco más de 30 estudiantes quienes lograron obtener este reconocimiento. Sin embargo, Mauricio aclara que, quienes no están en la lista de ganadores tienen la posibilidad de realizar un trabajo de autocrítica, de ver qué es lo que están haciendo sus compañeros y a partir de ello crecer académicamente con base en la reflexión.

“Este es un reconocimiento no solo a mi crecimiento como arquitecta sino también a la madurez personal. Siento que soy una profesional que puede retroalimentarse y analizar qué y cómo nos pueden aportar otras personas”, cuenta Neyla Jiménez, estudiante de Arquitectura.

Ella dice que durante el desarrollo de su proyecto recibió el apoyo de todos sus compañeros, entre quienes fueron generando ideas en conjunto para cumplir las metas planteadas previamente.

Para Ángel Jumbo, estudiante de 1er. semestre, en cambio, el secreto del éxito fue “pensar fuera de la caja”. “Creo que fui premiado por mi constancia y porque me salí del margen de lo que me pedían mis profesores, pero aun así siguieron apoyándome”, dice.

Él reconoce la ayuda de sus docentes en cuanto al discurso que puede generar una obra y en relación a la estructura y a los materiales que podría usar. Al responder sobre lo que trata su propuesta responde: “Los proyectos que he realizado durante todo el semestre están intencionados entre la mezcla del arte desde el Renacimiento hasta el Romanticismo junto con las vanguardias que hubo en la Edad Moderna”.

Ángel fue autodidacta durante seis meses antes de entrar a la universidad. Cuenta que previo a entrar a la universidad su papá le dijo que para entender la arquitectura debía saber sobre artes. Así que se dedicó a leer sobre pintura, escultura, cine…

“Yo creo que en Arquitectura le está yendo muy bien y este premio es la muestra de que va por buen camino”, dice Sandra Jaime. Ella es mamá de Giselle Vásquez, estudiante de la carrera y quien asistió al acto en el cual su hija recibió una mención de honor.

Antes, Giselle estudiaba Negocios Internacionales, aunque siempre había tenido gusto por el arte. “Cuando salen del colegio están dubitativos. Por eso los padres debemos apoyarles hasta que encuentren su carrera ideal”, explica.

Durante esta semana (5 al 8 de febrero de 2018) los trabajos ganadores se encuentran expuestos en las aulas de Arquitectura, en una muestra abierta al público. Para mayor información visita el siguiente enlace: Exposición de fin de semestre de Arquitectura. (DB)